¿Sabes qué es el fast fashion y por qué no deberías apoyarlo?

¿Sabes qué es el fast fashion y por qué no deberías apoyarlo?

Has observado recientemente tu clóset? Seguro que te has quedado pasmada (o) de la cantidad de ropa que sólo has usado un par de veces y que ya consideras «pasada de moda». Te has fijado cuánto dinero gastas mensualmente en ropa? Consideras que tienes buen estilo o sólo sigues tendencias?

Todas estas preguntas debes hacértelas antes de reconocer si eres un comprador compulsivo del fast fashion. Este anglicismo que traduce «ropa rápida» y que trata sobre comprar ropa a muy «bajo costo» cada temporada, esconde detrás un negocio no tan glamuroso.

Los principales líderes en este negocio del fast fashion son seguramente tus tiendas favoritas: Zara, Forever 21, Bershka, H&M, Pull&Bear, Stradivarius, entre las más reconocidas. No vamos a negarlo, es una tentación comprar una camiseta por sólo $30.000 (COP) y un par de jeans por $60.000 (COP)…pero vamos, cómo crees que se sostiene un negocio con estos márgenes?

Para darte una idea y si eres buen observador, todas estas prendas se fabrican lejos de casa, en países donde la mano de obra es mal paga, donde miles de personas trabajan muchas horas diarias con sueldos irrisorios, donde madres cabeza de familia e incluso menores de edad, son obligados a trabajar en condiciones precarias.

Ahora bien, al tener costos fijos tan bajos, estos retailers pueden darse el lujo de bajar sus precios cada temporada y salir del stock que no han vendido. Sí, eso que recibes como SALE y que consideras una súper oferta, quizás haya estado stockeado en alguna otra tienda y sólo es cuestión de mover el inventario.

Haciendo un poco de historia, te acuerdas cuando debíamos esperar casi 6 meses para saber lo que venía en la próxima temporada, te acuerdas de esas épocas cuando renovábamos nuestro guardarropa cada navidad?. En estos tiempos, la estacionalidad no existe, puedes tener prendas cada mes sin esperar que algo nuevo pase. Pero preguntémonos, es tan emocionante comprar ropa como lo era antes?

Conscientemente, tengo que decir que no. Hemos llegado a tal punto, de esconder ropa en nuestro clóset sin estrenar y que sabemos nunca utilizaremos, sólo porque pasamos por la tienda y estaba en oferta. Y alguna vez te has preguntado, cómo caíste en este desenfrenado hábito de comprar por comprar?

Las redes sociales sin duda tienen su cuota de culpa en ello. La inmediatez en la que vivimos y la necesidad de compartir todo lo que nos pasa en redes, la selfie-mania y la storie-mania, cada vez nos hacen más obsesivos en cómo nos vemos. No queremos repetir pinta y por nada del mundo estar pasado de moda. Pero realmente, ¿puede estar pasada de moda una prenda que compré hace 2 meses?

Yo creo que es tiempo de hacernos más consciente de la forma en que consumimos, no sólo nuestros alimentos, sino todo en nuestra vida en general. Pregúntate la próxima vez que pases por tu tienda favorita, si realmente lo necesitas?. Sabías que la industria de la moda es la que más desperdicia agua en el planeta, sabes a dónde van a parar los desechos de ropa en el mundo?

No nos creamos el cuento que debemos comprar todo lo que vemos porque está en oferta. Si aún no estás convencido de todo el impacto del fast fashion sobre tu economía personal, aquí te lo explicamos con un pequeño ejercicio:

A Juanita le encantan las t-shirts para usarlas con falditas y jeans. Las camisetas de Juanita duran en promedio 3 meses, después de este tiempo lucen desgastadas y viejas. Por eso ella cada mes va a Forever a comprarse una nueva y le cuesta sólo $30.000. Al año, Juanita habrá invertido $360.000 en t-shirts. Ahora preguntémonos, que pasaría si Juanita comprara camisetas hechas en su país de mejor calidad que cuestan $60.000 y duran en promedio 1 a 3 años? Si ella comprara 3 camisetas cada año, gastaría solo $180.000. Ahora, cuál camiseta es más costosa, la de Forever o la Hecha en Colombia?

Valoremos la industria local y esos diseñadores independientes que están trabajando por reactivar la economía del país. Tengamos mayor sentido de pertenencia y apoyemos el trabajo hecho a mano por nuestros artesanos (no pida rebaja). Pongamos de moda lo «Hecho en Colombia» y definamos nuestro propio estilo ante el mundo, porque nuestra herencia cultural es valiosísima y ser diferente está de moda.

 

Por Milena Mendoza – Editora THECLOSET.CO

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Inline
Inline